Un día en la vida: Diario de un Diabético y Celiaco

¡Hola a todos! Hoy quiero compartir con todos vosotros cómo es un día típico en mi vida como persona con diabetes y celiaquía. A través de este diario personal, espero que puedan entender mejor los problemas y las pequeñas victorias que a las que me enfrento diariamente siendo diabética y celiaca. ¡Vamos a por ello!

Comienza la mañana y mi primer paso es verificar mi nivel de azúcar en la sangre. Actualmente tengo el FreeStuyle Libre 2, que ha supuesto para mi una mejora en la calidad de vida brutal, tan solo tengo que coger el móvil y escanear el sensor que tengo puesto en el brazo. Si no conoces el FreeStyle Libre, no te preocupoes en unos día subiré que es y como ha mejorado mi vida de una forma espectacular.

Luego, me preparo un desayuno bastante pobre y libre de gluten, nunca me ha gustado desayunar, pero se que es una de las comidas más importantes del día, por lo que hago un esfuerzo e intento comer un poco de todo.

Cuenco de frutas frescas con yogur blanco sin azúcar y un puñado de nueces. Es esencial mantener un equilibrio entre los carbohidratos y la insulina para controlar mi diabetes, así que mido cuidadosamente las porciones. En este caso me pongo 5 unidades de insulina rápida.

A medida que avanzo en mi día, enfrento el desafío de elegir opciones saludables y sin gluten cuando salgo a comer fuera. Investigar previamente los restaurantes que ofrecen opciones seguras es clave para evitar cualquier contaminación cruzada con gluten. Afortunadamente, cada vez más sitios que te garantizas que no hay contaminación cruzada y que son conscientes del problema que es la celiaquía. Hoy toca pollo a la plancha, espárragos y Coca Cola 0, eso por descontado. El aporte de hidratos, un trocito de pan sin gluten. ¿Sabías que el pan sin gluten contiene más cantidad de hidratos de carbono que el pan norma?

Durante la tarde, no suelo merendar, pero si intento beber mucho líquido. El zumo de frutas lo reservo para cuendo me dan hipoglucemias, pero siempre llevo conmigo un té de frutos rojos sin azucar para prepararlo frio o caliente, dependiendo de momento del año. Vivo en Sevilla y aqui en verano es imposible tomarse nada caliente, por lo que lo preparo con mucho hilo y me sienta genial. SI me apetece comer algo, opto por algo de fruta o verdura. Se que esto no va a ser muy popular, pero me encanta la zanahoria cruda y es un gran snack que puedes preparar con antelación y llevarlo a todas partes.

Por mucho que me cuide, intento llevar un vida, lo más normal posible, por lo que las subidas o bajadas de azúcar, hiper o hipoglucemias, suelen ser mi día a día y es normal, no todos los cuerpos son igual y por supuesto no afrontamos los sucesos del día igual. ¿Sabías que a los diabéticos no afecta mucho más cualquier alteración en nuestro día a día? Por ejemplo, actualmente estoy bajo mucho estrés y esto puede derivar en una subida o una bajada de azúcar, es importante llevar siempre conmigo algo de azúcar y la insulina rápida para que en cuanto me lo note, tomar medidas. ¿Soléis llevar estas cosas con vosotros?

A medida que el día llega a su fin, me dedico a la planificación de comidas para el día siguiente, desayuno y como en la oficina de lunes a viernes, por lo que tengo que prepararme la comida con antelación. Normalmente la comida siempre me la llevo de casa, pero el desayuno suelo pedirlo en la cafetería de la oficina si no me da tiempo a prepararlo el día anterior. Esto supone una gran confianza por mi parte, aunque después de algunos años, ya conocen que no puedo tomar gluten y tienen un tostador especialmente para mi, ¡y pan sin gluten!

Mientras preparo todo lo del día siguiente, me hago la cena, en el caso de hoy una rica ensalada de remolacha. Ya se que es pasarse un poco con los hidratos, pero es que me encanta y pese a lo que digan todos, los diabéticos también nos podemos dar algún capricho. Me ponga algo más de insulina y me preparo para dormir.

Hoy no he hecho nada de deporte, pero ha sido un día un poco caótico, por lo general, siempre hago aunque sea media hora de deporte, me encanta andar y aunque no os lo creáis, es un deporte que es muy bueno para nosotros, os invito a que deis un largo paseo y planeéis vuestro día.

En conclusión, la vida como diabético y celiaco presenta desafíos diarios, pero también momentos muy dulces. Teniendo mucho cuidado, con la educación que he recibido durante todos estos años y el apoyo por parte de mi familia, puedo llevar una vida plena y saludable. Espero que este vistazo a mi día a día haya brindado una visión más cercana de las experiencias que enfrento como persona con diabetes y celiaquía. ¡Recuerda, no estás solo en esta lucha y juntos podemos superar cualquier obstáculo!

¡Gracias por acompañarme en este viaje!


Publicado

en

,

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *